Miércoles , 24 mayo 2017
Inicio » Se habla de... » Y sin embargo, José Tomás, te quiero
Y sin embargo, José Tomás, te quiero

Y sin embargo, José Tomás, te quiero

Sábado, 23 de julio. El nuevo rey del toreo lleva a cabo su desfile procesional en forma de paseíllo sobre el albero de la calle Xátiva. Le acompañan, a modo de escolta de honores, Víctor Puerto y el mexicano Arturo Saldívar. Como si estuviesen asistiendo a la escena de aquel sepulcro vacío hace 2000 años, los tendidos del coso valenciano vibran y se llenan de júbilo con la resurrección del monarca taurómaco tras el calvario de Aguascalientes.

Torero José TomásPero, cuidado, aquel que pretende ser regente de un mundo tan rico que en él se cruzan el arte, la fortuna y la magia, debe revalidar su título tarde a tarde. Por ello, las nueve tardes en las que se va a anunciar José Tomás esta temporada se me antojan insuficientes. No debemos olvidar que existe un grupo de nobles que conforman la tabla redonda del toreo entre los que se encuentran José María Manzanares, Julián López “El Juli”, Alejandro Talavante, etc… que pelean por semejante título en un mayor número de tardes y en seriales de mayor compromiso. Así pues, el de Galapagar, sin restar un ápice a la verdad de su toreo, no puede pretender erigirse en rey de un reino en el que el resto de la nobleza libra un mayor número de batallas que él con igual o superior brillantez.

A este argumento, me contestan algunos aficionados con aquel otro de que José Tomás no tiene ya nada que demostrar, porque todo lo demostró en el pasado. Completamente de acuerdo. Todo lo demostró en el pasado. Demostró que su estabilidad emocional es más que discutible. Demostró que es capaz de dejarse vivo un toro en la Cátedra del toreo y permanecer impasible. Demostró el poco respeto que tiene a una afición a la que dejó plantada en algunas partes sometiéndose a los consejos perniciosos de ciertos apoderados.

Y sin embargo, José Tomás, te quiero. Te quiero porque cada vez que toreas haces que el mundo gire alrededor del toreo. Porque has hecho despertar de la mediocridad a algunas figuras costumbristas que vuelven a dar, de nuevo, lo mejor de sí mismas. Porque tu insumisión, ahora sí, ante los empresarios gracias al poder que te otorgan los aficionados, no lo olvides, da esperanzas a aquellos que se sentían taurinamente hastiados.

Te quiero porque, en palabras de Joaquín, tu “sabínico” admirador: “Descabellan tus ojos cuando miras a los piratas cojos de neón, las curas de valor curan mentiras y retiras figuras de salón”.

Juan Carlos Antón Director de  “Guadalajara por Montera” de COPE Guadalajara.