miércoles , 13 diciembre 2017
Inicio » Se habla de... » Frascuelo, palabra de torero
Frascuelo, palabra de torero

Frascuelo, palabra de torero

Un día antes de que diese comienzo la temporada taurina en la catedral de toreo, asistimos en las Sala Cossío de Las Ventas,  a la presentación del libro “Frascuelo, palabra de torero”. Un libro escrito por Juan Carlos Antón,  un joven muy activo y comprometido con su afición taurina, con un amor sin límites a la Fiesta.

Presentación del libro Frascuelo, palabra de torero

La presentación del acto corrió a cargo del periodista y amigo Antonio Herraiz, llevando la presentación de manera magistral. Comenzó presentando y dando la palabra al director del Centro de Asuntos Taurinos de la Comunidad de Madrid Don Carlos Abella.

Un libro es un conjunto de partes que, perfectamente encajadas, dan forma a lo que el autor pensaba e imaginaba. Además de la portada y maquetación de Fernando Toquero, en el libro encontramos el prólogo a cargo de Sixto Naranjo, director del programa taurino El Abero de la Cadena Cope. En su intervención habló de Frascuelo como “torero de Madrid”, siendo el espejo de pureza en las formas y la vergüenza torera en el fondo. Un torero que ha sido capaz de interrumpir las vacaciones estivales de muchos aficionados para ver, en pleno mes de agosto, a un torero, a Frascuelo.

Carlos Escolar 'Frascuelo' y Juan Carlos Antón

Carlos Escolar 'Frascuelo' y Juan Carlos Antón

Más adelante, llega el turno de los protagonistas del acto. El autor, Juan Carlos Antón, se dirigió a los presentes agradeciendo a todos los que han hecho posible su libro y la presentación que estaba sucediendo. Continuó dirigiendose a Carlos Escolar ‘Frascuelo’ como maestro y amigo. Nos relató la primera vez que vio al maestro, así como la simbiosis surgida entre ambos para terminar en la Sala Cossio de la Plaza de toros de Las Ventas, en la presentación de un libro sobre Frascuelo.

Con la incertidumbre y la tardanza de los grandes protagonistas, después de saludar a cuantos le paraban para tal caso, entró Carlos Escolar en la sala entre flashazos, luces de cámara, saludos, palmadas en las espalda; como banda sonora, las palmas, como las que al terminar el paseíllo le hacen saludar desde el tercio para poder empezar a torear, a hablar.

“Hay personas que no hace falta presentarlas, y a Frascuelo, en Las Ventas, mucho menos”. Comenzó agradeciendo el cálido y conocido recibimiento mostrado por los asistentes. Dijo que en  el libro podían encontrar esbozos de Frascuelo como persona y torero, “no está todo pues no es una biografía, pero si muchas de la cosas que pienso y como las pienso”. Hablando pausadamente, hablando en torero nos cuenta el respeto y la admiración con el que el público de Madrid le hace salir a saludar cada vez que termina el paseíllo. Respecto y admiración recíproca, pues la plaza de Madrid es la más importante. Contó que las orejas no importan si hace sentir al público el toreo puro, el de verdad. Reconoció que aun no ha logrado cuajar esa faena redonda que ponga de acuerdo al 100% de plaza, y ojalá suceda este año con los toros de Carriquiri que matará el 30 de mayo de 2012 en la feria de San Isidro.

Cuenta que los años no es un impedimento para desarrollar su torero siempre y cuando tenga facultades físicas y preparación, con respeto que el público se merece. De hecho, ha habido toreros que en sus últimos años de carrera han sido cuando han plasmado su mejor toreo.

Frascuelo

Nos despedimos con la palabra del maestro: “Hay Frascuelo para rato”, levantando la más fuerte y emotiva ovación de la añeja y taurina mañana del sábado.