Jueves , 17 agosto 2017
Inicio » Se habla de... » El toro de Madrid
El toro de Madrid

El toro de Madrid

A pocos días de comenzar la feria taurina más importante del mundo, la feria de San Isidro 2017, Roberto García Yuste presidente de la Asociación El Toro de Madrid, ha recopilado unos apuntes que analizan al principal protagonista de la fiesta: el toro de Madrid.

¿Qué Toro deberíamos ver este San Isidro?

Todos los aficionados debemos saber que el toro de Madrid se diferencia de las demás plazas y se define en una sola palabra: SERIO. Seriedad es lo que debe tener el Toro que pise la arena de la plaza de toros de Las Ventas.

El toro íntegro

Íntegro, bien hecho, armado por delante, con morrillo y culata; que imponga peligro al torero, respeto, miedo y admiración al espectador. Ese debe ser el toro que salga a Madrid, eso sí, siempre con las hechuras que correspondan a su encaste.

Las condiciones que tiene que tener un toro de Madrid, aparte de su trapío y seriedad son: fuerza, casta y bravura.

El toro con fuerza

Un toro de Madrid, sea del encaste que sea tiene que ser fuerte. Primero porque el ruedo de Madrid es muy grande y exigente; segundo porque en Madrid se exige mínimo dos puyazos, aunque debería ser tres como antes del Reglamento del 1992; y tercero porque en Madrid se pide que el Toro aguante la faena de muleta y no se caiga.




Un toro con casta

La condición indispensable que tiene que tener un toro de lidia. Es la que da emoción, puede ser buena o mala, en bravo o en manso, pero si tenemos casta no nos aburrimos. La casta tiene tantos significados entre aficionados que sería extenso resumirlo aquí, pero quedémonos con que es el afán de lucha y de pelea que demuestra un Toro.

toro de Madrid

La bravura del toro de Madrid

Es el toro que siempre va a más y que se viene arriba en el castigo y el transcurso de la lidia. El toro bravo nunca se rinde.

En 28 tardes de toros veremos 11 encastes que desarrollo a continuación. (No cuento las de rejones, pues no sale el toro íntegro y no me interesa, aunque me da pena que el encaste Hidalgo Barquero y Murube lo lidien los caballistas y no en corridas de a pie).

El toro de Albaserrada: Adolfo Martin y Victorino

Suele ser un toro duro y encastado, se entrega en el caballo, difícil de torear de capote y aprende rápido. Esperamos que los parientes y máximos representativos de este encaste presenten una corrida de toros acorde y no nos cuelen alguna raspa como en alguna ocasión.

De Adolfo esperemos que no le salga tan noble como últimamente estamos viendo y vuelva a ese toro de emoción que tan buenas tardes nos ha dado. Victorino nunca nos deja indiferente, confiemos en que salgan varios ejemplares bravos y con casta como el terciadito Platino en Sevilla.

toro bravo

En línea rincón, que es más bajo, embiste galopando, con largo recorrido y debe ser de poco peso. Los hermanos Lozano han sacado de tipo al toro de Núñez en esa línea, pero aun así hemos visto ejemplares buenos para la muleta, aunque suelen hacer peleas desiguales durante la lidia. De Pereda sorprende su inclusión en la feria cuando es una ganadería que ha pasado por Madrid con poco bagaje.

El toro de Cuadri

Es un toro hondo, cuajado, con badana, corto de manos. Bravos en el primer tercio y galopando en la muleta, ojala D. Fernando nos dé una alegría y le veamos resurgir.

El toro de Atanasio Fernández-Lisardo

Ganadería de Dolores Aguirre, Puerto de San Lorenzo y Valdefresno. Este toro es alto de agujas, sin mucho morrillo pero ofensivos por delante y con caja. Fríos de salida y mansotes, en la muleta se dejan mucho. El de Lisardo es un toro más bajo y con cabeza más desarrollada. No nos gustó la novillada de Dolores, ni en su presentación ni en juego, esperamos que la corrida mejore. De El Puerto puede salir de todo, en otoño una corrida peligrosa y en mayo hubo toros importantes. Valdefresno lleva años de mal en peor.

El toro de Santa Coloma.

Las ganaderías de Flor de Jara, La Quinta y Rehuelga. Las tres tienen más de Saltillo que de Ibarra. Solo veremos la línea Buendía dentro del encaste Santa Coloma. Ya nos gustaría ver también a los Graciliano o Coquilla. Estos son animales degollados de papada, finos de cabos y con temperamento en la muleta. Flor de Jara esperamos que venga dignamente presentada y se quite la espina del petardo del año pasado. La Quinta ojalá saque la chispa que queremos y no la nobleza. Y Rehuelga es la incógnita en cuanto a presentación y juego, pero confiamos en que nos dé una alegría.




El toro de Domecq y Díez

Ganadería de El Pilar, Fuente Ymbro, Jandilla, Las Ramblas, Montalvo, Montealto, Cuvillo, El Torero, Vitoriano del Rio. Toros bajos de agujas, armónicos, cuello largo con morrillo y poco hondos, pasando de puntillas los primeros tercios para llegar a la
muleta galopando, con alegría y transmisión.

Excesivamente nobles muchas veces y escasos de fuerza, rozando la invalidez y obligándonos a sacar el pañuelo verde. En líneas generales lo contrario de un toro de lidia, colaboradores del torero.

De El Pilar esperemos que recupere su identidad que perdió hace años, de Fuente Ymbro que por fin le salga una corrida parecida a la última novillada, con los cuatreños aun no ha deslumbrado en nuestra plaza, Montalvo y Las Ramblas que nos sorprendan y que les aguanten las fuerzas, El Torero que veamos algún ejemplar como Lenguadito de Castella y Ojibello de Ureña en 2015-2016 respectivamente y V. del Rio que veamos un Toro completo no solo en la faena de muleta donde si suelen transmitir.

El toro de Domecq Solís

Ganadería de El Montecillo, El Ventorrillo, Garcigrande, Juan Pedro Domecq, Parladé. Igual que el Domecq Díez pero añadió reses de Salvador Domecq que le dieron un puntito más de picante y movilidad, aunque dentro de la casta Vegahermosa y derivados de Parladé es lo que más ha dejado “moldear” a sus ganaduros.

El Montecillo y El Ventorrillo visto sus últimas temporadas nos dan esperanzas de que podamos ver algún ejemplar con casta, Garcigrande que presente una corrida y al menos que salga uno como el sobrero del año pasado que descubrió las carencias a López Simón, Juan Pedro con su hierro y con Parladé cualquier cosa puede pasar visto los últimos años, tengamos fe en que salgan animales con fuerza y temperamento no el soso- noble y que aburre.

Toro de Salvador Domecq: Lagunajanda.

Al separarse D. Salvador de sus hermanos le dio un toque diferente al juampedro. Lagunajanda pocas garantías nos transmite, ojalá se le pegue algo de los buenos toros de El Torero que hemos visto últimamente en nuestra plaza.




El toro de Miura

Toro alto de agujas, largo, de patas altas, con la mazorca ancha y poco astifino. Toro nervioso que aprende rápido, algunos con excesiva nobleza y fijeza.

El toro de Osborne: Cuvillo

Parecido al Domecq en hechuras aunque tienen más cabeza y algunos suelen ser más hondos, pero en líneas generales son animales muy terciados. Comportamiento con poca fuerza, suelen ser nobles. Cuvillo apuesta fuerte pero dudamos que presente una corrida.

Que el Toro nos transmita esa emoción única que podemos sentir los aficionados que amamos esta Fiesta, la Verdadera.

Escrito por Roberto García Yuste