Lunes , 29 mayo 2017
Inicio » Encierros y capeas » Encierro de Brihuega 2016
Encierro de Brihuega 2016

Encierro de Brihuega 2016

Brihuega, pueblo taurino por excelencia en la provincia de Guadalajara, celebra todos los 16 de Agosto su tradicional encierro por el campo declarado de interés turístico regional. Este “particular” encierro data de 1531. Y digo particular porque es un encierro muy famoso y conocido en toda España debido a que se sueltan cuatro toros por el campo desde su carismática plaza de toros La Muralla, y se les intenta guiar a pie y a caballo, hasta un paraje denominado “La Boquilla”, donde allí se tranquilizan, descansan e incluso beben agua, para que de madrugada (aproximadamente a las tres de la mañana), se les trasladen nuevamente, siempre que sea posible, hasta el centro del pueblo, y más concretamente hasta la Iglesia de San Felipe, donde se les encierra para que a la mañana siguiente a las doce en punto, en un encierro por las calles, se bajen nuevamente al lugar de partida, la plaza de toros “La Muralla”.

Fotos: Javier y Juan Diego.

Este año 2016 y después de unos veinte años, no fue posible el traslado de los toros desde “La Boquilla” hasta la Iglesia de San Felipe, lo que denominan los “Brihuegos”, la tradicional “Subida Nocturna”.

Desarrollo del encierro de Brihuega 2016

A las seis y media en punto sonaba el último de los tres cohetes anunciadores de que los cuatro toros para el encierro por el campo de Brihuega ya pisaban las calles empedradas de esta bonita localidad Alcarreña. Cuatro cuajados cuatreños: “Tanguista”, “Jabato”, “Romerito” y “Manzanita”, adquiridos a la ganadería  “Campo Bravo Alcarreño”, procedencia Ramón Flores (encaste Atanasio), protagonizaron bonitas carreras en calle Mayor, Las Armas y Constitución. Apenas tardaron cinco minutos en subir hasta el denominado camino de “Valdeatienza”. El primer toro que pudimos ver desde este lugar fue el toro Nº 33, único animal que fue conducido hasta el “Alto de la Alcarria”. Seguidamente pudimos presenciar con un paso lento, al toro Nº 71 “Manzanita” que no se lo pensó dos veces y se metió entre dos naves para protagonizar una espectacular y bonita arrancada a dos caballistas que pudo haberse convertido en un grave percance para ambos dos.

 

Al siguiente toro que pudimos observar desde nuestra ubicación fue al toro Nº 63, que subía lentamente pero mirando a todo lo que se movía. Y pisándole los talones venía el imponente toro Nº 31, “Tanguista”, también muy atento a todos los mozos de a pie. Estos dos toros subieron hasta la carretera donde nos encontrábamos, con lo que se vivió algún momento de tensión y miedo por los muchos que estábamos presenciando el encierro desde este lugar.

Estos dos toros junto con el toro Nº 71 se quedaron en esta zona de las naves del camino de Valdeatienza, protagonizando buenos momentos y alguna que otra cogida de bastante relevancia. En total hubo 32 atenciones médicas y 2 de ellas fueron heridas por asta de toro.

Finalmente ninguno de los cuatro toros pudo ser conducido hasta el paraje de “La Boquilla”. Fueron toros muy broncos y complicados de controlar, que no se daban mucho a los bueyes, labor indispensable para poder moverlos.

Esperemos que esto tarde mucho tiempo en repetirse, y al año que viene podamos disfrutar de una subida nocturna hasta San Felipe con los cuatro toros del encierro de Brihuega.