viernes , 21 septiembre 2018
Inicio » Lidia en plaza » Corrida de primavera de Brihuega 2018
Corrida de primavera de Brihuega 2018

Corrida de primavera de Brihuega 2018

Cartel de lujo en la tradicional corrida de primavera de Brihuega 2018 con seis toros de la ganadería de Juan Pedro Domecq, de presentación acorde con el acontecimiento. Y digo acorde con la corrida de primavera en Brihuega porque todos sabemos a qué se viene a Brihuega, plaza de tercera, a cualquier otra cosa menos a ver toros.





Fotografías: Javier

Se viene sabiendo que la presentación de los toros será la que las figuras que toreen digan. En este caso las que Morante de la Puebla, José María Manzanares y Alejandro Talavante quisieron y pusieron de condición para venir a torear la coso de La Muralla de Brihuega.

Lleno en los tendidos el 19 de mayo de 2018 (en plena feria de San Isidro de Madrid) en la que se recordará, además de los detalles toreros, de la anécdota de salir del los toriles dos toros a la vez. Todo pasó cuando uno de los toros enchiquirados, rompió las puertas del toril. Al toque de timbales y clarines, el torilero abrió la puerta para ver como salían al ruedo dos toros. Finalmente se logró guarda uno en toriles y se desarrollo la lidia conforme marca el reglamento.




Morante de la Puebla quiso estirarse a la verónica con su primero, y lo hizo, aunque viendo lo poco que le iba a durar el de Domecq, cambio el tercio. Poco más con la muleta, al que templo y le cogió el sitio al final de faena. En el segundo de su lote, se sitio más torero, lo que propició dar lances de torero antiguo de arte y pellizco, el de Morante de la Puebla.

Poca suerte tuvo Manzanares al que no acompañó ninguno de los toros de Juan Pedro que le toco en lote. Ni el entrar a matar le salio a Manzanares, reflejo de la pobre temporada del torero de Alicante.

Otro caso fue Alejandro Talavante que, quiso pero no pudo. Muchas ganas en el primero que no le acompaño todo lo que Talavante le exigió. A un así, arranco una oreja. El segundo del lote de Alejandro Talavante fue un rajado manso al que no pudo más que hacer un buen inicio de faena, con muletazos suelto poco a poco se termino el toro y las ganas del torero.